Periodo de adaptación

Cuando iniciamos un nuevo curso escolar, lo hacemos con grandes dosis de ilusión por parte de todos. queremos que todos juntos hagamos posible nuestro principal objetivo: QUE EL NIÑO SEA FELIZ.

El centro de educación infantil, cuando se va por primera vez, es un gran desconocido para el niño y también para sus padres y madres. De cómo se resuelvan estas experiencias dependerá la visión que cada niño se forme sobre el colegio, e influirá en sus relaciones sociales.

Algunos adultos no le dan la importancia que merece la incorporación a nuevos ambientes, compañeros y adultos, pensando que los niños se acostumbran a todo con facilidad. Si tenemos en cuenta que ésta será una de las épocas más importantes y de mayor transcendencia en la vida de los niños, merece la pena implicarse de lleno aunando esfuerzos para que todo salga bien.

El periodo de adaptación es el tiempo que un niño necesita para aceptar la separación del ámbito familiar. El niño, en este periodo no distingue entre el abandono definitivo y el temporal, se encuentra ante una situación desconocida, por eso es lógico que el niño intente emplear todos sus recursos para oponerse a este hecho. Puede mostrar su rechazo llorando, pataleando, pegando a los adultos, no queriendo comer, todo ello encaminado a mostrar su rechazo llamando constantemente la atención de los adultos.  Puede también experimentar una reacción depresiva, sentándose en un rincón, este tipo de reacción requiere por parte del adulto una gran atención, sensibilidad, cuidado, apoyo y afecto para superar esta situación.

Para adaptarse el niño necesita tiempo, cada niño su tiempo concreto. Hay que evitar comparaciones que no benefician a nadie. La colaboración de los padres va a ser fundamental para que juntos ayudemos a que los niños vean la escuela infantil como una casa que les da seguridad, confianza y que les ofrece la satisfacción de sus necesidades y en donde van creciendo felices.

¿Qué pueden hacer los padres y madres?

- Mostrar seguridad y confianza en el centro de educación infantil: Hay que empezar por aceptar personalmente la separación, reconociendo la autonomía del niño. Los niños necesitan saber que aunque le dejen en un lugar distinto a su casa, los padres vuelven a por él. Hay que prepararle para las situaciones, lugares y personas nuevas. Dar siempre al niño marcadores temporales para que sepa el tiempo que usted  va a estar ausente (Mamá vendrá  a la hora de comer....).

- Crear actitudes positivas respecto al centro de educación infantil: Comentar a vuestros hijos lo que hay en la escuela, las actividades que van a realizar. los niños y niñas con los que van a jugar... Las dudas respecto a la maestra del niño no generan confianza ni colaboración. Ante la menor duda el diálogo es la mejor solución.

- Respetar las normas del centro: La asistencia debe ser regular, así facilitáis la organización de sus esquemas mentales. La puntualidad es un hábito que se debe adquirir desde pequeño

- Dar importancia a las actividades cotidianas que os comenten los niños

- Preparar con vuestro hijo el material que tendrá que traer al cole.

- Fomentar la no violencia. Una de las características de los niños a estas edades es mostrar agresividad como defensa, por ello desde el centro de educación infantil y el hogar  tenemos que educar en PAZ y para la PAZ.